Prueba de Color, ¿Qué es y para qué sirve?

Llamamos prueba de impresión o prueba de imprenta a cualquier documento, físico o virtual, que tenga como finalidad la comprobación de algún aspecto de un trabajo impreso, antes de la impresión efectiva del trabajo. Aunque también es posible  obtener pruebas sin soporte físico, es decir, en pantalla (soft proofs) en este post nos centraremos en las pruebas impresas (hard proofs).


Dependiendo de su propósito, distinguimos dos grandes tipos de pruebas de impresión:

  • Pruebas de Maquetación: Su finalidad es comprobar que la maquetación sea correcta, es decir, “que todo esté donde tiene que estar y como tiene que estar”: colocación de textos e imágenes, que se muestren las tipografías adecuadas y con las características deseadas (tamaños, interlineados, etc).
  • Pruebas de Color: Se hacen para conseguir una aproximación fiel de los colores que se obtendrán al imprimir el trabajo.

¿Por qué son necesarias las pruebas de color?

La fidelidad en la reproducción del color es fundamental en cualquier trabajo de impresión comercial profesional. Dado que es un “detalle” que puede influir en las ventas del producto que se está promocionando, o que puede repercutir en el reconocimiento de una marca (de ahí los colores corporativos), la gestión del color es un aspecto crítico que todo diseñador que trabaje con imprentas debe saber gestionar. Y las pruebas de color son uno más de los aspectos de la gestión del color.

En un mundo ideal, los colores que vemos en nuestros monitores se corresponderían con los que se plasman sobre el papel, pero no… no estamos en ese mundo… son muchos los factores que hacen que los colores que vemos en la pantalla no coincidan con el resultado impreso, siendo el principal el hecho de que los monitores utilizan colores aditivos (el espacio de color RGB) para dotar de color a los píxels que forman la pantalla, mientras que el resultado impreso se consigue mediante colores sustractivos (espacio de color CMYK).

Pruebas de color digitales

Una prueba de color digital no es más que una impresión, a partir de un archivo informático, realizada mediante una impresora digital dedicada al efecto (aunque nada impide imprimir una prueba con la misma imprenta digital que realizará más tarde el tiraje completo). Al igual que en el caso de las pruebas analógicas, pueden efectuarse sobre papeles especiales estandarizados, o bien sobre el papel real del tiraje. Hoy en día la obtención de pruebas de color digitales puede realizarse mediante diversas tecnologías, siendo las más importantes la tecnología láser, la de inyección de tinta y la de sublimación.

¿Cómo gestionamos las pruebas de color en   Bergen Plotter?

Una vez que el proceso de diseño se encuentra listo, se le envía al cliente el archivo digital por e-mail para obtener su aprobación. Realizado lo anterior, se efectúa una muestra de impresión, para lo cual usted deberá acercarse a nuestra instalaciones con el propósito de revisarla (Diseño, colores, etc.) y aprobarla.

Finalmente y una vez aprobada la muestra de impresión, las tarjetas de presentación son entregadas de 2 a 3 días hábiles posteriores.

#BergenPlotter #ImprentaDigital  #PruebaDeColor#DiseñoGrafico #Chile #Santiago#Providencia #imprentaschile
Previous
Diferentes tamaños de papel: La medida DIN A

Write first comment

Email again: